martes, 29 de noviembre de 2011

CONTAMINACION SONORA EN VILLA CARLOS PAZ

Ing. Juan Carlos Paesani - Presidente de la FUNEAT (Audio y video)


Watch live streaming video from radiocyberiii at livestream.com

Nota de RC: al final de éste artículo hay algunos videos, para que se pueda dimensionar la contaminación Sonora a la que estan sometidos algunos vecinos de Carlos Paz.

Articulo del Semanario Bamba ( Ed 448 25 de Nov 2011)
http://www.semanariobamba.com.ar/semana/interes_general.htm 

Interés general
Agrandar letraAgrandar letraAchicar letra
CIUDAD
Ruidos molestos
Un peligro para nuestra salud
Juan Carlos Paesani, presidente de la Fundación Educación, Ambiente y Trabajo (FUNEAT) nos brindó un panorama sobre la situación acústica de la ciudad y sus consecuencias.
La contaminación sonora es considerada por la mayoría de la población de las grandes ciudades como un factor medio ambiental muy importante, que incide en la calidad de vida. Se trata de una consecuencia directa no deseada de las propias actividades que se desarrollan en las urbes y que pueden producir efectos fisiológicos y psicológicos nocivos para una persona o grupo.
  • Primer enfoque
En 1980 se promulgó la ordenanza 965 que hace referencia a ruidos molestos. Está dividida en capítulos que hacen hincapié en ruidos, ruidos excesivos y responsabilidades.
Como disposición general el artículo primero indica: «Queda prohibido dentro de los límites del ejido municipal: causar, producir o estimular ruidos innecesarios excesivos que, propagándose por vía aérea sólida, sean capaces de afectar la tranquilidad».
Para inmiscuirnos en el tema, Juan Carlos Paesani, presidente de la Fundación Educación, Ambiente y Trabajo (FUNEAT), comentó: «A la palabra ruido la asimilamos con la palabra acústica, pero viene de la electrónica; y significa todo aquello que puede perturbar una comunicación, o una percepción. Si vas por una ruta y de pronto viene un automóvil de frente con la luz alta, y no se puede identificar la banda que está marcada en el camino, es porque interfirió en la percepción.
«El ruido presenta varias características: como mezcla de varias fuentes, que es el de la ciudad, es un sonido de fondo característico de un determinado momento del día y particular de una localidad; después está el ruido impulsivo, es cuando uno está parado en un semáforo y los automóviles aprietan el acelerador, allí se da un crecimiento rápido. Luego están los de impacto, que son producidos por el martillo y pala mecánica, las máquinas; se dan golpes muy violentos. En realidad, no hay ruidos puros, existe superposición de varios, y esa mezcla determina las características de una ciudad. Lo ideal es conocer las fuentes, qué particularidades tienen y saber qué vibración puede estar asociada. En una urbe el nivel óptimo soportable sería entre los 50 y 60 decibeles; pero todo depende, ya que hay personas que son más lábiles que otras».
  • Una cuestión de salud
A diario vamos acostumbrando nuestro oído y nos exponemos a escuchar ciertos ruidos, sin alcanzar a percibir de qué manera influye en nuestra vida cotidiana, según Paesani «el ruido está relacionado con la salud». En este sentido, indicó: «Tanto los impulsivos como los de impacto son ruidos peligrosos, porque si alcanzan intensidades muy altas, pueden producir efectos negativos y agudos sobre la capacidad auditiva de las personas. El que se percibe de fondo en una ciudad, si bien por causas puntuales puede producir daños, se presentan con el tiempo.
«La situación de incomodidad que puede generar un sonido sólo lo vive la persona que lo sufre. No podemos agarrar a alguien y preguntarle cuan afectado está por el ruido, por la contaminación, por el impacto visual; el ser humano recibe todo el tiempo a través de su percepción algo del exterior, y a esa información no la va separando por ítems. Es una presión que viene de afuera y que como resultado altera la tensión, y va a causar distintos tipos de patologías. Hay una serie de efectos que se exteriorizan por esa energía y genera tensión nerviosa. Si te acostás a dormir y del otro lado gotea una canilla, y ponemos a medir ese ruido, directamente no lo va hacer. Pero si una persona lo escucha, seguramente le va a afectar psicológicamente, produciendo una desestabilización en el ritmo biológico. Si los ruidos se presentan cuando la gente está durmiendo, pueden generar patologías cardiovasculares, alteración en el sistema nervioso, disturbios psicológicos, ya que no pueden realizar el descanso reparador», indicó Paesani.
  • Lo posible
El desarrollo urbanístico con sus construcciones edilicias y las obras públicas, las confiterías bailables nocturnas, los equipos de música en los autos, caños de escape y los clásicos «bocinazos», son algunos de los factores que contribuyen a que en nuestra ciudad se perciban mayores ruidos, rompiendo el límite de lo permitido.
Bajo este contexto, Juan Carlos comentó: «Villa Carlos Paz debería tener hecho un estudio o mapeo para identificar las zonas en donde se verifican problemas y detectar las fuentes y características para saber las posibles consecuencias que pueden afectar a los vecinos. Esto se debe hacer para ir tomando medidas con tiempo, solucionar, y tratar de aislar las causas, retirarlas de donde existe mayor cantidad de gente o alejarla de lugares residenciales. El ruido junto con la contaminación ambiental es uno de los grandes problemas de las ciudades, por eso es que hay que analizar la totalidad».
Para cerrar, el especialista expresó: «Es posible lograr una ciudad menos ruidosa, pero debe haber un cambio desde las autoridades; para que haya un desarrollo sustentable armonioso, se deben tener en cuenta todas las cuestiones. Se proclama mucho por la sustentabilidad, pero para que suceda se debe acompañar de acciones políticas concretas bien definidas. En esto de los ruidos tiene que ver el comportamiento de todos los que vivimos en la ciudad, no podemos echarle la culpa a alguien en particular».
  • La voz del pueblo
La ordenanza impone una variedad de puntos en cuanto a la restricción de los sonidos. Sin embargo, varios de esos ítems no se respetan como deberían y vecinos deben convivir con ruidos molestos, sin poder modificar la situación.
En este sentido, Diego Truccone y su mujer Sandra Vaccarone comentaron su experiencia: «Hace dos años aproximadamente se acabó la paz en nuestro hogar, cuando se construyeron dos canchas de fútbol cinco que funcionan de lunes a lunes los 365 días del año. Son diez personas por cancha utilizando un lenguaje inapropiado, sumado a los pelotazos. Con esto no podemos descansar ni hablar, mis hijas no pueden estudiar; tenemos una contaminación acústica permanente, con el agregado de que se estacionan delante de las cocheras, a pesar de los carteles de prohibido estacionar».
Por su parte, Sandra mencionó: «No tienen contemplación con los vecinos, simplemente funcionan y el ruido que producen lleva a que en nuestro domicilio tengamos que levantar cada vez más los volúmenes para poder escucharnos o mirar la televisión; es una agresividad permanente y eso en líneas generales va produciendo stress, trastornos psicológicos y hasta físicos. No lo notás al principio, pero a medida que va pasando el tiempo se va acrecentando»; a la vez, Diego agregó: «Hay una pregunta que no me pudo responder ningún funcionario y es ¿cuál es el día de descanso de mi familia? bajan la cabeza y cierran la boca, no saben qué decir. La respuesta del Estado municipal es que ‘no te doy respuesta’. Sólo queremos seguir con la paz que teníamos».
Evangelina Bustamante

Videos Reales tomados desde la casa de un vecino:
Esto ocurre todos los dias, de Lunes a Lunes, Sabados Domingos y Feriados inclusive









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios que contengan expresiones o términos impropios y/o insultantes serán borrados.

Radio Cyber - Villa Carlos Paz

Alberto Fernandez junto a Cristina Fernandez cerraron esta tarde, con un multitudinario acto, la campaña en Mar del Plata. En Carlos Paz...